Los platos de ducha son uno de los componentes del baño que más protagonismo va cogiendo en el baño. Este hecho está motivado, a la gran oferta de opciones que han surgido al mercado en los últimos años, alejándose del tradicional plato de ducha cerámico, a los platos de ducha de resina, extraplanos, en colores y que permiten realizarse a medida sin incrementar el precio.

Con lo que, se han convertido en un elemento importantísimo, tanto para asegurar el correcto funcionamiento de la ducha, como por el aire moderno y actual que genera,  como para evitar caídas y mejorar la seguridad.

Por eso, es importante tener claras una serie de recomendaciones a la hora de escoger el plato de ducha más adecuado. Así que, tanto para hacer reformas como para cambiar la bañera por una ducha – una opción muy de moda últimamente, además de sostenible – es importante contar con la recomendación de un experto.

Consejos para escoger un plato de ducha adecuado

Los platos de ducha realizan varias funciones que, aunque poco valoradas, son muy importantes. Primero de todo, funcionan como aislantes contra las filtraciones de agua, al contrario que los platos de ducha de obra y conducen toda el agua hasta el desagüe. Y segundo, además de esa primera función, aportan una seguridad absoluta contra resbalamientos para prevenir accidentes.

Uno de los primeros aspectos en los que debemos fijarnos a la hora de escoger un plato de ducha para nuestro cuarto de baño es en las dimensiones que tenga la estancia. En base a las proporciones de tamaño que tengan, tendremos dos opciones para maximizar el espacio:

  • Si el cuarto de baño mide menos de 3,5 metros cuadrados, las formas más recomendadas por los expertos son las de cuarto de círculo y cuadrado
  • Por el contrario, si el cuarto de baño mide más de 3,5 metros cuadrados, la forma más recomendada para el plato de ducha es la rectangular

Después de fijarnos en el tamaño útil del que disponemos, es hora de fijarse en otro elemento imprescindible: el material del que están fabricados los platos de ducha.

A continuación, detallamos algunas de las características y prestaciones que ofrecen los materiales más populares:

  • Carga mineral o de resinas: Este material, destaca por su amplia gama de modelos y diseños en la actualidad: Con marco, sin marco, con el desagüe centrado, o desplazado.

Dispone normalmente de amplia gama de colores para adecuarlo siempre a las baldosas, desde el básico blanco, hasta el fucsia más chillón, pasando por los más aclamados, beig y gris antracita.

Dispone de  gran resistencia a golpes y proporciona un fácil acceso a la ducha ya que su altura no acostumbra a sobrepasar los 3cm.

La posibilidad de fabricarlo justo a la medida que se quiera, sin alterar el precio.

Incluso, permite ser cortado para salvar columnas o recovecos.

Así que si pretendes tener un plato de ducha durante muchos años, esta es seguro la mejor opción.

  • Acrílico: Además de resistente, es fácil de limpiar, fácil de instalar por su peso, y sobretodo, económico. Todo es cuestión de gustos
  • Blandos: son la última tendencia, y destacan por ser un material totalmente antideslizante con un tacto muy confortable. Además de ser rompedores.
  • Piedra natural: Para los que se lo puedan permitir, además de ser una material antideslizante muy eficiente. Este tipo de platos de ducha se recomienda para cuartos de baños en los que prime una decoración muy rústica o natural.

Escoger un plato de ducha, por lo tanto, no es una elección fácil. Así que si pienses redecorar tu cuarto de baño, realizar reformas o directamente cambiar la bañera por un ducha, no dudes en seguir estos consejos.

More...