El plato de ducha está tomando cada vez más protagonismo en nuestros cuartos de baño, en detrimento de las tradicionales bañeras. Su eleganciafuncionalidadcomodidad están haciendo que este elemento sea fundamental.

No obstante, seguro que más de una vez te has preguntado cómo limpiar el plato de ducha para conseguir que brille como el primer día. Porque todos queremos que dure lo máximo posible en las mejores condiciones, ¿verdad?

Cómo limpiar el plato de ducha según material

Los materiales de los elementos son determinantes en el momento de limpiar la ducha. Estos son los principales: 

  1. Platos de resina: se caracterizan por poseer carga mineral y estar recubiertos por una capa denominada Gel Coat, generalmente antibacteriana. En la ducha de resina es de vital importancia no usar lejía ni otros productos abrasivos, que podrían acabar con el Gel Coat. ¿Lo mejor? Con una bayeta húmeda y un poco de jabón, o incluso vinagre, lograrás expulsar la cal.
  2. Ducha de porcelana: el material más clásico (y probablemente el más usado en todo el mundo) destaca por su gran resistencia. Y no solo frente a bacterias y hongos, sino también frente a productos de limpieza. Se recomiendo lavar la porcelana de la ducha con agua y un poco de jabón tras cada uso y evitar al máximo los productos de limpieza abrasivos.
  3. Platos de piedra natural: al tratarse de un material muy poroso, deberá prestar mucha atención a cómo limpiarlo. Nuestro consejo es usar un producto específicamente diseñado para este material e ir realizando pulidos a lo largo del tiempo para acondicionarlo.
  4. Ducha Solid surface: a diferencia de la piedra natural, este material innovador no posee poros, por lo que la limpieza se vuelve una tarea más sencilla. Por ello, con tal de pasar una bayeta y algún producto limpiador de baño suave, ¡su ducha brillará como el día que la compró!

El plato de ducha Resitec

Cómo quitar las manchas de la ducha

Ir a comprar un producto adecuado para limpiar la ducha se convierte en muchas ocasiones en una gran odisea: ¿qué marca escoger? ¿Es mejor un producto específico o uno más general? Y qué ¿pasa con los productos naturales? 

Lo cierto es que el primer consejo que debe seguir es que evite a toda costa los productos abrasivos, porque al mismo tiempo que elimina de forma intensa las bacterias y la suciedad, también lo hace de forma gradual con los materiales.

Una apuesta segura es la de utilizar productos naturales para quitar la cal, como por ejemplo el vinagre y el limón, que son muy efectivos para combatir la cal al actuar como abrillantadores y desinfectantes.

Otra opción es usar bicarbonato de sodio, un abrasivo suave natural, que puede dejar mejores resultados que el limón y el vinagre en aquellos materiales más resistentes.

La suciedad ya no es contrincante si sigue todas estas recomendaciones para conservar en perfectas condiciones la ducha.

¿Preparado para dar brillo?

More...