Las mamparas de ducha son un complemento imprescindible para cualquier baño. Pero a pesar de su aparente sencillez, en el mercado existen muchos modelos con funcionalidades totalmente distintas, que deberemos escoger dependiendo del cuarto de baño que tengamos en casa. Por norma general, al elegir una mampara de ducha las personas no se fijan en aspectos estrictamente técnicos. Eligen pensando en la estética de la misma y en el presupuesto disponible. Reflexionar antes de hacerse con una mampara de ducha es un paso indispensable para acertar con la elección. Así, tendremos que fijarnos principalmente en dos aspectos:

  1. Las prestaciones que ofrezca una mampara de ducha: primero de todo es necesario preguntarse qué personas van a usar de forma habitual esa mampara de ducha. Si son dos personas adultas y jóvenes, se podrá escoger de un tipo. En cambio, si la van a usar niños o personas mayores con movilidad reducida, será mejor plantearse buscar un tipo de mampara adaptada al cuarto de baño y a la dificultad que pueden encontrarse estas personas a la hora de entrar a la ducha.
  2. Según la estructura del cuarto de baño: no solo hay que tener en cuenta el tipo de mampara a escoger según las funciones que va a desarrollar. También hay que hacerlo en función a la estructura del cuarto de baño y a la zona de la ducha. Y es que dependiendo de la amplitud de la estancia, tendremos que escoger entre un tipo de mampara u otra. Las más comunes son las mamparas abatibles, correderas y plegables.

Los tipos de mampara de ducha del mercado son las mencionadas anteriormente. Así que, para asegurar una buena compra, es mejor conocer cada una de las prestaciones que ofrecen.

mampara (1)

  • Mamparas correderas: el 90% de las mamparas de ducha son de este tipo, por la facilidad de adaptación y porque no ocupan más espacio del necesario dentro de un cuarto de baño. Además, ofrecen una estanqueidad total. El sistema más utilizado es el del rodamiento, en el que existe una estructura fija y la puerta se desliza por una guía.

mampara de baño

 

  • Mampara abatible: este tipo de mampara de ducha es muy similar a una puerta, que se encuentra fijada en la pared, y se abre hacia afuera. Como ventaja, deja un espacio mucho más grande de entrada en relación a otros tipos, pero también es cierto que ocupa más. Además, al abrirse la puerta, toda el agua acumulada puede caer al suelo, con lo que su estanqueidad no está asegurada 100%. Aunque estéticamente, debido a su estilo minimalista, es muy favorable.

baños-color

 

  • Mamparas plegables: son las menos habituales, aunque presentan ciertas ventajas. Como por ejemplo, que por el hecho de ser plegables dejan un espacio de entrada total. En cambio, como contraprestación, si el cierre se encuentra en la parte de dentro puede ser peligroso ya que desde el exterior es muy difícil abrir.

En conclusión, escoger una mampara de ducha para un cuarto de baño no solo depende de la estética de la misma. Hay que tener en cuenta las funcionalidades que nos ofrecerá y también para qué la vamos a usar.

More...