La grifería de los baños es desde nuestro punto de vista, una de las cosas importantes que no debes pasar por alto. La razón principal es que una buena grifería, sea moderna o antigua, le puede dar a tu baño el toque que estás buscando en segundos.

Para saber que tipo de grifería quieres, debes tener en cuenta los lugares en los cuáles puedes colocar la grifería de tu baño.

Grifería central:

En este tipo de grifería, tanto el pico como las llaves de agua se encuentran sobre la misma base, por lo que ocupa muy poco espacio y suelen colocarse en el centro.

Grifería extendida:

Este tipo de grifería se coloca a lo largo de toda la zona. El grifo va en el centro y a los lados, alejados de este se encuentra la llave del agua.

Grifería de pared:

Este tipo de grifería, esta colocada en la pared y no va en el lavamanos, haciendo que esta zona quede libe para colocar lo que queramos.

Individual

En este tipo de griferías, el grifo no tiene llaves a los lado y el agua se activa por medio de un mango en la parte superior o en un lado.

Grifo de buques:

Es muy parecido al anterior, pero con un grifo más alto.

Tipos de asa:

Los grifos se pueden conseguir con dos llaves de agua en los que normalmente se usa una para el agua caliente y otra para el agua fría.
Los mangos suelen estar separados por el grifo que va en medio.

Otro de los grifos suele venir solamente con un asa en forma de palanca y el agua caliente se activa girando hacia la derecha o hacia la izquierda

Grifos automáticos:

Los grifos automáticos sólo se activan cuando se pasa la mano por debajo, de esta forma, la grifería se mantiene limpia porque las manos sucias jamás la tocan. Estos grifos tampoco sufren de goteras o se gasta más agua de la necesaria.

More...