El lavabo es la parte más importante de un cuarto de baño. Por eso, dependiendo del tipo de lavabo que escojamos, la decoración del resto de la estancia se verá tremendamente influida.

Es importante que tengamos una idea concreta de los tipos de lavabos que existen en el mercado y cuáles son sus características, tanto desde un punto de vista funcional y estético. Pero antes de ello, es necesario tener una serie de consejos sobre los que poder apoyarse en la decisión. Como por ejemplo:

  1. El hecho de que un lavabo sea práctico y funcional es quizás el aspecto más importante en el que deberemos fijarnos al escoger uno de ellos para nuestro hogar. De nada sirve un lavabo muy bonito si luego no resulta útil.
  2. La profundidad que tenga el lavabo escogido también es un aspecto a tener en cuenta, ya que a mayor profundidad, menos probabilidades de salpicaduras en el suelo del cuarto de baño. De esta manera, podremos evitar accidentes por resbalones inesperados y además, ahorrarnos pasar la fregona cuando no sea necesario.
  3. El tamaño del cuarto de baño también es importante, ya que deberemos hacernos con un lavabo que se adecúe a las dimensiones que disponemos en nuestro hogar. En el mercado existen muchos tamaños y tipos. Por norma general, el tamaño más pequeño es el de 50 x 39 cm, el lavabo más pequeño en la actualidad para muebles de baño destinados a este fin.
  4. Si además quieres ganar espacio, siempre puedes escoger un mueble de baño con lavabo que incluya una gran encimera para poner todos los utensilios que quieras encima de ella. Además, muchos muebles de baño con lavabo incorporan cajones y otras estancias que ayudan a maximizar el espacio disponible que ocupa el lavabo por sí solo.

Tipos de lavabos según su función

En el mercado actual podemos encontrar todo tipo de muebles de baño, platos de ducha y demás accesorios que hacen las delicias de cualquier persona que le guste la funcionalidad y la estética en su baño. En el mundo de los lavabos ocurre exactamente lo mismo, y hay de diferentes tipos:

  • Lavabos para muebles: son todos aquellos que tienen una encimera incluida. Se consideran pertenecientes a esta modalidad los lavabos encastrados (el lavabo queda por debajo de la encimera y es ésta la que coge todo el protagonismo); los de lavabos sobre encimera (aquellos en los que el lavabo queda sobre la encimera). Es decir, se sobrepone y permite una mayor libertad decorativa y estética; los integrales (son aquellos modelos en los que tanto el lavabo como la encimera forman parte de la misma pieza).
  • Lavabos sin mueble: para este tipo de lavabos hay dos tipos claramente diferenciados. Primero el lavabo de pedestal, que es el típico lavabo utilizado durante años en los hogares españoles (un pedestal que lo apoya, sin mueble de baño que lo complemente ni encimera). Son ideales para un estilo retro, ya que fueron muy populares en los años 70. A pesar de todo, en la actualidad casi no se utilizan. El otro tipo de lavabo sin mueble es el suspendido (se caracterizan por no tener apoyos ni encimeras y están sujetos directamente en la pared.

Se pueden hacer multitud de categorías y distinciones entre lavabos, como por ejemplo a través de la forma. Pero los principales tipos de lavabos son los que aquí se han descrito. Y tú, ¿con cuál te quedas?

More...