Tanto las duchas, como las bañeras de hidromasaje proporcionan un baño más placentero que los métodos tradicionales. Los chorros de agua a presión ofrecen, además de un agradable masaje, todas las ventajas de la hidroterapia.

Es evidente que el cuarto de baño ideal es aquel en el que se combina a la perfección el plato de ducha y una bañera amplia. Aunque, el tener una cosa u otra es una decisión personal, normalmente es el espacio lo que marca la decisión final. Cuando hay problemas de sitio es preferible prescindir de la bañera, en beneficio de un plato de ducha amplio.

Lo más importante, tanto si se decide instalar una bañera o una ducha, es que éstas sean de hidromasaje. De este modo, el momento del baño tanto de una forma como de otra, supondrá un auténtico placer. La única diferencia será el tiempo que se emplee en el mismo.

Bañeras de hidromasaje
Las bañeras de hidromasaje ocupan el mismo espacio que las tradicionales pero permiten disfrutar de un masaje relajante sin moverse de casa. A través de las boquillas de las bañeras sale agua a presión o también agua y aire lo que produce unas burbujas que ejercen un proceso similar al que hace un masajista, con una ventaja añadida, que es la hidroterapia.

Duchas de hidromasaje
La ducha es otra forma de disfrutar del placer del baño. Es más rápida, ocupa menos espacio, pero no por ello tiene que resultar menos agradable. Hoy en día existen duchas con hidromasaje que ofrecen todos los beneficios de un buen baño.

Es importante que se elija una con chorros de agua a presión. Ya que estos sacuden el cuerpo produciendo un agradable masaje con todas las ventajas de la hidroterapia. Además resultan especialmente agradables en estaciones de calor.

More...