En primer lugar vamos a explicar porqué se genera el vaho en los espejos del cuarto de baño, para luego indicar el funcionamiento de un espejo antivaho y cómo lo evita.

 

Al ducharnos, utilizando agua caliente, generamos vapor de agua que pasa al aire del cuarto de baño aumentando considerablemente la humedad y la temperatura ambiente. Este vapor al entrar en contacto con superficies del baño que reflejan la luz, como los espejos, azulejos, puertas de muebles de baño de vidrio, etc., y que están un poco más frías que la temperatura ambiente del baño, se condensa creando una película de gotitas de agua, que, en el caso del espejo dificultan su utilización, persistiendo hasta que la temperatura ambiente y la del espejo ser vuelven a igualar. Obviamente este fenómeno es más acuciado en baños con poca ventilación.

 

Si bien existen `truquillos´ para acortar el plazo de tiempo y poder utilizar de nuevo el espejo, lo más cómodo es instalar un espejo con un sistema antivaho. Este sistema no es otra cosa que una resistencia que posee el espejo y que lo que hace es igualar la temperatura de su superficie con la ambiente del cuarto de baño, evitando de esa manera que se genere el molesto vaho. En el mercado hay espejos con el sistema antivaho integrado pero también se pueden comprar estas resistencias especiales por separado y luego instalárselas uno mismo en un espejo convencional.

Lo que sí se ha de tener en cuenta es que para su instalación debe haber un punto de corriente, que podría ser el mismo que el del aplique en el caso de que lo tenga.

 

Y así podemos disfrutar siempre del espejo sin vaho.

 

biselado

 

 

More...