El Feng Shui es una filosofía milenaria que busca conseguir que los ambientes se encuentren en armonía y nos transmitan energía positiva, gracias a la colocación de los muebles, los colores o incluso influye la ubicación del edificio.

Según el Feng Shui, el baño es el lugar donde se escapan las energías, de modo que es una de las estancias donde es más importante cuidar la decoración, influyendo mucho en esto su ubicación.

Para que nuestro hogar no se inunde de energías negativas, es imprescindible que el baño no esté situado cercano a la puerta de entrada de la casa, pues no dejaría que circulara la energía por el resto de la casa.

Tampoco es conveniente que se sitúe sobre la cocina, ya que esto puede influir negativamente sobre la salud y la prosperidad de la familia, al entrar en contacto con el elemento del fuego.

Además, es imprescindible que el cuarto de baño se encuentre siempre perfectamente limpio y ordenado, para fortalecer la energía sanadora de la propia vivienda, ya que el baño es un ambiente de purificación.

More...