En la limpieza del hogar, tal vez la del baño sea la más importante, ya que es el espacio donde nos aseamos, duchamos, bañamos… por ello es básico mantenerlo impecable. En este sentido, no solo es importante ser ordenado, sino los materiales que utilicemos, que además nos pueden facilitar su limpieza.

Un punto básico, es que los suelos y las paredes estén formados por una sola pieza, evitando así las ranuras entre los azulejos, donde normalmente se acumula la suciedad y la humedad.

Además de utilizar materiales impermeables, para así evitar que las gotas de agua dejen marcas sobre las superficies una vez se sequen.

Igual de importante es que exista una correcta distribución de los desagües en el suelo, para que la recogida del agua sea óptima, de modo que se eviten las huellas por salpicaduras.

Cada vez es más común encontrarnos baños en donde los sanitarios no se encuentran en contacto con el suelo, asegurando de esta forma una zona sin humedad u óxido, en lugares que normalmente son poco accesibles con los sanitarios habituales.

Este concepto también es válido para el mobiliario, pues cada vez hay más modelos que dejan las tuberías al aire para que transpiren más fácilmente y se evite la acumulación de humedad, y al mismo tiempo, estos muebles deben estar constituidos por materiales correctamente protegidos para evitar la hinchazón o el desconchamiento que produce la exposición a un ambiente húmedo con el paso del tiempo.

More...