Los revestimientos para cuarto de baño son siempre una buena opción si pensamos en reformas. No solo porque estéticamente nos proporcionan un acabado excelente. Limpio y elegante. Sino porque este material, además de encajar a la perfección en cualquier espacio de nuestro hogar, tiene una función impermeable. Y esto, ¿qué quiere decir?

Sencillamente que evita la acumulación de humedad, protegiendo otros elementos y accesorios más costosos como los muebles de baño.

Los revestimientos para cuarto de baño ayudan con su distribución

Otra de las funciones de los revestimientos para cuarto de baño es que pueden utilizarse para delimitar zonas. Ya que nos permiten crear distintos ambientes en una misma sala. La cual no destacará únicamente por nuestra selección de muebles de baño, sino porque presentará espacios y rincones singulares que, seguro, serán el centro de todas las miradas.

El suelo, en este caso, juega papel fundamental. Existen distintas opciones para combinar revestimientos para cuarto de baño, todas ellas, con acabados únicos, originales y con personalidad. No obstante la composición con el suelo resaltará aún más la magia visual de este material. Ofreciéndonos un cuarto de baño con características tan especiales, que acabará por convertirse en nuestro rincón de la casa favorito.

Cómo distribuir los revestimientos para cuarto de baño

  1. Revestir paredes con acabados diferentes: Este truco es básico, sobre todo, en los cuartos de baño pequeños. Se trata de una estrategia visual muy utilizada para generar un efecto de amplitud en el espacio. Nuestro consejo es revestir únicamente una zona del baño, de modo que creemos un espacio totalmente distinto que resalte por encima de los demás.
  2. Utilizar el revestimiento para separar la zona del lavabo: es la mejor opción si el objetivo de nuestra reforma es el de crear ambientes diferenciados. Si bien en el punto anterior decíamos el efecto que tiene una pared con distinto revestimiento, ahora utilizaremos este fantástico material para delimitar el espacio. Es decir, podemos crear zonas perfectamente diferenciadas para que convivan en una misma sala distintos estilos de muebles de baño, por ejemplo. O separar el tocador de la pared de la ducha, conocida como zona de aguas.  
  3. Combinar los revestimientos de pared con suelos hidráulicos: otra opción, únicamente para aquellos más atrevidos y modernos, es el peculiar acabado que produce combinar distintos materiales. En este caso, el delicado suelo hidráulico aporta a los revestimientos para cuarto de baño un toque de lo más curioso. Combinar líneas puras con relieves y formas marcará la diferencia en la distribución del baño.

Como ven, optar por los revestimientos para el cuarto de baño en una reforma nos aporta un acabado único. Un acabado con mucha personalidad y estilo. Y, ¿qué mejor que combinar esta preciosa sala con los muebles de baño de nuestro catálogo?

¡Descubra nuestras ofertas! Y déjese cautivar por su baño…

More...