Siguiendo con nuestros consejos para darte un baño relajante, hoy nos toca en aquellos casos en los que tengas una bañera para poder llevarlos a cabo.

Si tienes una bañera

  • Llena la bañera un poco, primero con agua muy caliente y, cuando vayas a meterte, echa fría para que puedas entrar sin quemarte.

  • Procura echarle algunas sales aromáticas o esencias, algo que te haga relajarte y, al mismo tiempo, también te permita disfrutar del sentido del olfato. A veces un poco de esencia en el baño te ayudará a que disfrutes más del baño.

  • Túmbate en la bañera para pasar un tiempo relajado y tranquilo en el mismo. Los baños han de hacerse durante más tiempo para que surtan efecto.

  • Con una esponja, puedes empezar a lavarte, aún tumbada, para después ocuparte, cuando te levantes, de la otra zona. También puedes lavarte antes y después llenar la bañera para disfrutar de un momento de relax en la misma.

  • Un poco de música no está mal en esos momentos pero procura que esté lo más alejada posible que puedas.

  • A la hora de salir, procura que el albornoz o toalla esté calentita, así notarás mucho más el efecto del baño (y de ahí irás derecha a la cama).

Aunque bañarse en bañera hace que se gaste mucha más agua que con una ducha, de vez en cuando no estaría mal hacerlo para poder tomarte un descanso de la vida ajetreada que se lleva. ¿Te animas a probarlo?

More...