Un baño relajante cuando llegas después de un día de arduo trabajo, o cuando llegas después de haber estado por multitud de sitios buscando trabajo puede ser uno de los pequeños placeres que te das en la vida y además con una razón de ser que es la de relajarte y dejar los problemas fuera de tu cuerpo.

Prepararte un baño relajante no es nada difícil, al contrario, es bien fácil pero depende de que tengas una ducha o una bañera.

Si tienes una ducha:

  • Procura dejar que el agua caliente corra un poco para que, al meterte en ella, notes que está caliente. Aquí no vas a poder usar sales de baño pero eso no quiere decir que no puedas usar algo que realmente te de un poco de aroma. Casi siempre se usan champús y geles especiales de olor pero, ¿y si colocaras alguna pastilla de aroma? Son como sales duras (pastillas de jabón) que, en contacto con el agua, van dando olor en toda la habitación.

  • Intenta tomarte tu tiempo en la ducha dejando que el agua te caiga por todo tu cuerpo y que ésta arranque lo negativo. Así conseguirás mejorar tu autocontrol, autoestima y te sentirás más limpio y puro.

  • Con el champú y el gel tómate también tu tiempo para que, de esa manera, tu cuerpo vaya relajándose. Deja que el olor impregne tu cuerpo tanto por dentro como por fuera.

  • A la hora de salir envuélvete en el albornoz y date unos minutos para estar calentita en él. No hace falta vestirse pronto.

More...