Una de las nuevas tendencias en los baños que se está dando cada vez más, y haciendo con esto que las principales marcas de saneamientos de baños empiecen a sacar modelos nuevos de ese estilo así como a modernizar los que ya tienen, son los inodoros suspendidos.

Hasta ahora, cuando se pensaba en un inodoro, se sobrentendía que éste debía ir en el suelo pues era la norma. Sin embargo, ahora ya no parece que eso tenga que ser como siempre ya que se están imponiendo los inodoros suspendidos que, como el mobiliario suspendido, está llamando la atención en muchas casas, hasta el punto que, en las reformas y en casas de nueva creación, es tienen en cuenta para los baños.

El problema de estos inodoros suspendidos es que su precio es aún elevado amén de unos cuantos inconvenientes que pueden tener. De hecho, queremos hablarte de cuáles son las ventajas y los inconvenientes de tener un inodoro suspendido.

Ventajas e inconvenientes de los inodoros suspendidos

Entre las ventajas que pueden tener los inodoros de este tipo están:

  • El hecho de que la suciedad no se acumula en el suelo como ocurre con los inodoros normales porque, al no estar en el suelo, puedes limpiar esa zona. Si tienes niños te vendrá muy bien porque, si aún están controlando los esfínteres así como el ir a hacer pipí en el baño, el hecho de no estar fijo en el suelo te permite una mejor limpieza sin tener que agacharte y frotar para que salga la mancha o el olor que pueda haber.

  • Puedes ponerlo a la altura que más te convenga a ti con lo que puedes estar más alzado o menos, según tus necesidades. Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes en el caso de los niños pero normalmente con una escalera para ellos es suficiente arreglo, siempre que no lo dejes solo para evitar accidentes.

  • Pueden ser de tamaño medio o pequeño con lo que, para los baños pequeños, te vendrá bastante bien.

También tiene una serie de inconvenientes que deberías conocer a fin de tomar la mejor decisión. Éstas son:

  • El precio. Al ser algo novedoso y que ahora está de moda hace que sea más caro. De todas formas siempre puedes mirar porque quizás encuentres ofertas o modelos más asequibles para los bolsillos.

  • La sensación de que se va a caer. Al principio sobre todo, la sensación de que estás suspendida y si pesas demasiado se va a caer es algo que puede hasta privarte de ir al baño. Con el tiempo le vas cogiendo confianza pero es verdad que te puede costar.

  • Si eres de familia de constitución gruesa quizás no sea la mejor opción para ti, tanto porque es pequeño, como por el hecho de estar suspendido ya que, si bien no habría problema con el peso, no te sentirás cómodo pensando que en cualquier momento se romperá.

Ahora ya depende de ti para elegir un inodoro suspendido o uno de los normales. Ambos están bien, así que tendrás que pensar en el tipo de baño que quieres colocar para poder tener un baño como a ti te guste.

More...