En los últimos años, las mamparas, y las cabinas de ducha y de baño hay sufrido una revolución. Sobre todo en la incorporación de nuevos materiales y diseños más funcionales.
Lejos han quedado aquellas mamparas con una difícil apertura, que rozaba en todas partes y se llenaba de vapor de agua cada vez que te tomabas una ducha. A día de hoy, existe una amplia gama de posibilidades de mamparas, desde las que se abren en vaivén, puertas correderas, las modulares o paneles fijos y las mamparas con una única puerta con bisagra rotativa, la más demandada.

Le evolución de esta habitación tienen de eliminar accesorios innecesarios y al minimalismo.
Las mamparas es un buen ejemplo, el diseño funcional va por encima de cualquier otro aspecto. Se redondean los cantos para evitar rozaduras en el plato de la ducha o de la bañera y para evitar cortes.
En los nuevos diseños de mamparas se ha tenido muy en cuenta los materiales y elementos de una gran calidad. Gracias a los perfiles y a las bisagras han mejorado la apertura para que no tengamos ninguna complicación. Utilizan vidrios resistentes combinados con otras
técnicas como el ahumado para conservar la intimidad de la ducha, las mamparas totalmente transparentes para que se trate de un elemento invisible en el aseo o los sistemas de alta seguridad con elementos irrompibles.

Uno de los factores más influyentes a la hora de adquirir una es el presupuesto disponible para gastar en ella. Las hay de diferentes categorías y gamas de precio. Elige aquella que se adapte a tu plato o a tu bañera. Las más caras están realizadas con materiales resistentes de
alta seguridad y bisagras y demás materiales de última generación. La última tendencia son aquellas mamparas de una puerta con cantos redondeados.

Si tu bolsillo te lo permite, una buena opción son las cabinas, espacios para relajarse, con uno o varios asientos, con una luz cálida y columnas de hidromasajes. Transforma tu cuarto de baño en un lugar de relajación, bienestar y disfrute.

More...