Los azulejos han dejado de ser la única opción para las paredes del cuarto de baño, y a pesar de las ventajas que aportan en cuanto a resistencia, su fácil limpieza y que no se estropean con la humedad, han dejado paso a otros revestimientos, como la madera, la pintura o el papel pintado.

El papel pintado se está convirtiendo en la opción más popular, debido a las múltiples opciones que ofrece en cuanto a colores y diseños. Pero si lo queremos utilizar en el cuarto de baño habremos de elegir preferentemente el vinilo, por ser el más resistente al agua.

A su vez, hemos de tener mucho cuidado de instalarlo correctamente y que quede perfectamente pegado a la pared, para así evitar que el moho y que filtre el agua.

Además tiene como ventaja que su instalación es muy sencilla, ya que solo necesitamos cola vinílica, y para su limpieza bastará con un paño humedecido con agua, dejándolo como nuevo.

En el caso de que no queramos colocar papel pintado en la totalidad de la pared del baño, es un recurso perfecto para delimitar espacios, pudiendo utilizar azulejos para las zonas que se encuentren en mayor contacto con el agua, o bien lo podemos combinar con un friso de madera en su zona inferior.

More...