Si bien es cierto que el estilo de vida americano y el estilo de vida europeo son muy distintos, por ejemplo, en cuanto a los hábitos, también podemos encontrar diferencias en nuestras casas, ¡incluso entre nuestros baños!

Y es que los estilos de vida diferentes van acompañados de diferencias en nuestro entorno también; las calles, los edificios, y nuestros hogares ya que éstos son una extensión de nuestros hábitos diarios.

En qué se diferencian los baños americanos y los baños europeos

Las diferencias más notables entre los baños americanos y los baños europeos está en su distribución, el espacio, la decoración y la preferencia de los materiales y acabados.

El espacio y su distribución

Los baños americanos suelen ser bastante espaciosos y con grandes opciones de almacenamiento, la tendencia es tener dos lavabos sobre todo si es el baño integrado a la habitación principal.

El espacio dedicado al almacenaje compensa a la falta del bidé,  porque sí, en los baños de las casas americanas no hay bidet, esto es un detalle totalmente europeo, de hecho lo más parecido que tienen al bidé es una pequeña manguera flexible que se coloca al lado del váter.

Al no tener bidet, queda espacio para colocar otras cosas, es por ellos que a veces vemos en las casas americanas muebles auxiliares de baño de gran tamaño.

Con respecto al espacio para la ducha, aquí la diferencia es clara. Los americanos prefieren el plato de ducha; grande para más comodidad, y los europeos prefieren la bañera. Como siempre, existen excepciones y también se pueden encontrar bañeras en los baños americanos, pero una vez más la diferencia entre las bañeras americanas y las europeas, es que las primeras son mucho más grandes.

Otra curiosidad en cuanto a las duchas, es que en las casas americanas la regadera está fijada a la pared, al contrario que en los baños europeos que suelen ser de manguera flexible

Estilo y decoración

El estilo de baño europeo siempre ha sido más clásico, de tono romántico y colores un poco más oscuros, baldosas pintadas con estampados y motivos florales. Aunque esta tendencia ha ido cambiando con el paso de los años y ha ganado protagonismo el uso de baldosas monocromaticas, algo bastante americano.

Por otro lado, algunos diseñadores han encontrado la perfecta combinación entre lo nuevo y lo viejo, creando baños modernos con un toque vintage para no perder su estilo europeo.

En el caso de los baños estilo americano, lo común siempre han sido los colores más claros, sin mosaicos en las paredes o suelos, y uno de los colores que más predomina en los baños americanos más clásicos es el azul celeste.

Curiosamente, en cuanto a la decoración hay una gran similitud actual entre los baños americanos y los europeos. La preferencia de los colores claros para ganar luminosidad, los elementos de madera y marmol, la grifería de acero y sobretodo, una buena iluminación.

Como veis, aunque hay grandes diferencias entre un estilo y el otro, también hay muchas similitudes y detalles curiosos que podéis aplicar en vuestro baño si quereis darle un toque original y diferente al resto.

More...