Vivir en pareja. Qué maravilla, verdad. Cocinar para dos, vestirse a la vez, dormir juntos, compartir los cajoncitos de los muebles de baño y… espera, ir al lavabo ¡¿al mismo tiempo?! Así es. No es oro todo lo que reluce en la convivencia, por muy apegados que estéis. Cuando empiezas a convivir con alguien, tarde o temprano, acabarás por coincidir con sus horarios.

Lo que significa que, por si no tuvieras suficiente con compartir los cajoncitos de los muebles de baño, también lo harás con tu higiene personal. Pero tranquila, aun y no disponer de dos cuartos de baño en tu casa, existe una solución: acondicionar el baño para dos.

Privacidad ante todo

Ya habéis hecho lo más difícil. Elegir la decoración del baño y poneros de acuerdo en la repartición de estantes y cajones, sacando el máximo provecho a los muebles de baño sin necesidad de duplicarlos. No obstante, si no os queda otra que coincidir cada mañana, deberíais plantearos hacer alguna renovación, empezando por el sanitario.

Marcar unos límites en la privacidad personal es fundamental para conservar la buena salud en la relación de pareja. Es por ello que, aislar el váter del resto del baño, os ayudará a seguir disfrutando de vuestra intimidad, en pareja.

Del mismo modo que será conveniente optar por una ducha, antes que una bañera. Ya no solo por la funcionalidad y el ahorro, sino también para aportar, junto al mobiliario de baño, la amplitud necesaria para compartir un espacio reducido, a la vez.

Mejor, ponme dos muebles de baño

En el caso que no tengas problemas de espacio entre los muebles de baño, instalar una pica doble facilitará el ritmo de vuestros quehaceres higiénicos, rutinarios. Es decir, ya no será necesario ponerse de acuerdo en quién se ducha primero o quién se lava los dientes, o se maquilla antes.

Dispondréis de un rincón para vosotros, diferenciado. Además, si tenéis estilos diferentes, podréis optar por elegir cada uno los muebles de baño originales o modernos que más vayan con vuestro estilo, sin necesidad de poneros de acuerdo (siempre en sintonía con el estilo del resto del mobiliario de baño, claro).

Por lo que refiere al espejo, elemento básico y fundamental en todo cuarto de baño, cuanto más grande, mejor. Piensa que si coincidís delante de él, que será lo más probable, ambos tendréis la necesidad de veros mientras hacéis uso de vuestros lavabos. Y, a diferencia del resto de accesorios de baño, los espejos no se pueden mover de sitio, según convenga.

Así que, si no tienes tiempo, espacio o dinero para hacer alguna de estas remodelaciones, recuerda que tanto en la vida como en el baño, mejor solo, que mal acompañado.

More...