El hogar es seguramente la estancia donde más seguros y cómodos nos sentimos. Entre esas cuatro paredes pasamos gran parte de nuestro día a día y conocemos a la perfección cada rincón. Pero esa seguridad que sentimos no siempre está relacionada con la realidad, ya que para las personas mayores siempre existen riesgos domésticos que es necesario prevenir. Los platos de ducha, por ejemplo, los lavamanos o incluso las prácticas habituales que llevamos a cabo en la cocina son focos de peligro que pueden provocar caídas a personas mayores de 65 años. Por eso, es importante conocer siempre cómo prevenir caídas y equipar principalmente a nuestro cuarto de baño de las herramientas y accesorios más adecuados para el cuidado de los más mayores.

Este artículo pretende realizar una lista de consejos para prevenir caídas en el cuarto de baño mediante la optimización de la estancia (platos de ducha antideslizantes, agarraderos, lavabos…).

Medidas preventivas en el cuarto de baño

Las caídas pueden producirse por diversos factores, pero se pueden resumir en dos que influyen de forma directa: los internos y los externos. Los primeros son aquellos relacionados con las propias características de la persona en cuestión, como por ejemplo su estado de salud, su habilidad a la hora de tener cuidado al entrar a la ducha o al lavarse las manos en el lavabo. Los externos, en cambio, están relacionados con las condiciones del entorno en el que nos movamos. Y es ahí justamente donde las indicaciones para el cuarto de baño – el lugar donde se producen más accidentes domésticos – adquieren una mayor importancia:

  • Lo primero de todo es conocernos a nosotros mismos y ser conscientes de si nuestro estado físico es el más adecuado para seguir utilizando un plato de ducha poco seguro o una cortina de baño que pueda provocarnos una caída, en vez de una mampara de ducha adaptada.
  • Es importante tener la zona del lavabo limpia y recogida. Y, a ser posible, seca para poder evitar cualquier riesgo de resbalar, o la caída de algún objeto punzante. Los lavabos, aunque no lo parezcan, también son una parte importante de la seguridad en los cuartos de baño para personas mayores.
  • Utilizar platos de ducha antideslizantes que aseguren una mayor fijación a la base de la ducha y ofrezcan más seguridad.
  • Utilizar asientos en la bañera como método para potenciar la seguridad de las personas mayores mientras están en la ducha. De esta forma, se podrán asear de una forma más estable y con mayor confianza.
  • Los agarraderos también son un accesorio de baño importante que puede suponer un elemento de prevención de riesgos domésticos importante para las personas mayores, ya que facilitan la entrada a la ducha y proporcionan una mayor seguridad a la hora de estabilizarse en el plato de ducha.

En conclusión, accesorios para los cuartos de baño tan sencillos como los platos de ducha, los agarraderos, los asientos o las mamparas de ducha pueden ser vitales a la hora de ofrecer una mayor calidad de vida a los usuarios.

More...