La función de las duchas y las bañeras va mucho más allá que la de la mera higiene. El baño puede convertirse en un momento muy especial, bien sea tumbado dentro de una bañera o de pie bajo una ducha.

¿Ducha o Bañera? Esta elección depende de cómo concibe cada persona el acto de ducharse o darse un relajante baño.

Las duchas usan menos agua que las bañeras y pueden instalarse en las habitaciones más pequeñas. En cambio, para aquellos que el baño es un momento especial del día en el que pueden relajarse  y disfrutar de los efectos terapéuticos del agua, es recomendable una bañera.

Existe una amplia gama de duchas y bañeras según las necesidades de cada persona.

Tipos de duchas

Las duchas pueden adaptarse para satisfacer necesidades concretas. Hay duchas individuales y dobles. Estas últimas suelen ser rectangulares aunque los diseños redondos, cuadrados y acabados en punta ofrecen una mayor flexibilidad.

Los platos de ducha cuadrados estándar pueden instalarse fácilmente en la más pequeña de las esquinas de un cuarto de baño. Además se pueden añadir chorros laterales para el cuerpo y un asiento de madera, muy útil para las personas que quieren relajarse o los minusválidos.

Diferentes tipos de bañeras

Las propiedades terapéuticas de la hidroterapia, los baños y los remolinos son innegables. Combinar un baño de hidromasaje relajante con una vigorizante ducha en una única unidad compacta permite utilizar al máximo un espacio limitado. Para que los músculos se vean beneficiados y se relajen, el agua de una bañera debe ser lo bastante profunda para que pueda aguantar el peso del cuerpo.

El acero inoxidable, el mármol y la madera pueden ser alternativas interesantes para las bañeras.

More...