Uno de los elementos decorativos de los baños, al que al principio no se le prestaba demasiada atención, hasta que ha adquirido ahora una importancia para con el resto de elementos que conforman el baño, son los espejos de baño, un objeto que puede pasar desapercibido pero que, si se usa bien, obtienes unos resultados que potencian la belleza de los baños. ¿Quieres saber cómo?

Los espejos de baño hoy en día los hay de muchos diseños y modelos diferentes. En el baño ocupan un lugar importante porque son los que te dan una imagen de ti misma y en donde te miras para saber si todo va bien. Si no tuvieras espejo tampoco pasaría mucho porque hoy día se pueden colocar en otros sitios como por ejemplo a la entrada de las casas para la misma función, ver cómo estás antes de salir por la puerta.

Pero en esos espejos no te maquillas, no ves si la piel la tienes bien o hay que nutrirla, no ves si tienes ojeras ni tampoco te miras si te estás lavando los dientes. Eso solo lo consigues con los espejos de baño que, ahora mismo, también sirven para algo más, algo tan sorprenderte como el hecho de darle mayor amplitud al baño.

Si por ejemplo tienes un baño amplio, colocar un espejo de cuerpo entero es una elección muy acertada porque el espejo, junto con una buena iluminación, va a conseguir un baño más acogedor y mágico, sobre todo cuando la luz incida sobre el espejo aunque tendrás que tener cuidado a la hora de iluminar los espejos para que no cree falsas sombras o te haga ver el reflejo de una persona que parezca enferma (o demasiado iluminada como para ser cómodo mirarse).

Uno de los espejos de baño que más se escoge a la hora de poner uno en el baño son los espejos armario, es decir, espejos que son en realidad una puerta donde poder tener en ella todo lo que se necesita de aseo (siempre lo más imprescindible porque no es que quepa mucho en estos sitios).

También ha habido una tendencia a los diseños más modernos y algo extraños. Si antes los espejos solían ser de líneas rectas, ahora la cosa cambia, no por las curvas, sino por diseños abstractos, no muy bien definidos pero que hacen su función como espejos, solo que también ofrecen una visión diferente a los baños pudiendo con ello conseguir además una ambientación más lograda en ellos.

Un truco para que el espejo no se empañe

Uno de los problemas que se tienen en el baño es que, a la hora de bañarse, o ducharse, el espejo se pueden empañar y eso hace que no se vea, que tengas que darle con la toalla y por tanto se manche. Para que eso no te ocurra, al menos durante un tiempo, prueba lo siguiente.

Límpialo de la misma forma de siempre, limpiacristales y un paño. A continuación deja que se seque y, después de 15 minutos, coge el gel del baño y aplica una capa pequeña al espejo, como si lo embadurnaras con él. Has de hacerlo bien para que el espejo no quede grasiento ni donde no puedas mirarte.

De esa forma te durará sin empañarse al menos una semana. Notarás la diferencia.

More...