El momento por antonomasia de relajación, y, por qué no decirlo, uno de los placeres de la vida, es darse una buena ducha tras una dura jornada de trabajo. No obstante, para algunas familias puede constituir una pesadilla al final del mes: darse un baño puede resultar caro si no se optimiza el consumo de agua a través de una buena grifería.

Por ese motivo se creó el grifo termostático, una alegría para el bolsillo y para el medio ambiente, por los amplios beneficios que de él se desprenden.

¿Qué es la grifería termostática?

El progreso tecnológico, que facilita la vida y las rutinas mundanas del ser humano, no deja nunca de sorprendernos. En este caso, ha hecho posible el grifo termostático, que se caracteriza por tener dos mandos, con funciones bien diferenciadas: uno para elegir la temperatura del agua y el otro para seleccionar el caudal deseado. Su incorporación en las duchas de los cuartos de baño se está generalizando cada vez más entre la sociedad, ¿quieres saber por qué?

ducha con grifo termostático

Ventajas de instalar un grifo de ducha termostático

Cambiar las tradicionales bañeras por duchas se ha convertido ya en un conocido hábito, principalmente por el ahorro de agua que conlleva y su diseño espacioso, ya que sustituir la bañera por una ducha de diseño aporta un aire más moderno a los cuartos de baño. Pero, ¿conoces los beneficios de cambiar el grifo convencional por uno termostático? Este tipo de grifería te ofrece:

  1. Ahorro de agua: al regular la temperatura rápidamente, evita el malgasto de agua de forma innecesaria ya que no tendremos que esperar hasta que el agua salga a la temperatura deseada. Además, contribuye a fomentar el hábito de cerrar el grifo cuando toca enjabonarse, ya que al accionar el grifo, el agua saldrá a la misma temperatura, sin tener que esperar a que se caliente. En datos, esta nueva apuesta en grifería permite economizar el consumo de un 30 hasta un 50% del agua. Además, existe la posibilidad de integrar un limitador de agua para tener un mayor control.
  2. Comodidad: que el agua salga siempre a la misma temperatura va a ahorrar la tediosa tarea de tener que estar regulando el mando para encontrar la temperatura ideal.
  3. Seguridad: en caso de corte accidental del agua fría, el grifo termostático impide que corra el agua caliente. de esta forma, se evitan posibles quemaduras. Esto convierte a este grifo en solución óptima en aquellos hogares donde viven niños y ancianos, que precisan de un mayor cuidado y seguridad ante la sensibilidad de sus pieles.
  4. Calibrado: los grifos termostáticos salen de fábrica a una temperatura de 38 grados.
  5. Fiabilidad: gracias al material sintético anticalcáreo, la cal no afectará al grifo termostático.
  6. Amplia oferta de filtros: elegir el tipo de chorro que más se adapte a nuestros gustos es importante. Existen diversos tipos, como el laminado, el aireado o en spray.

En definitiva, el grifo termostático para la ducha es una inversión segura a corto plazo, que permitirá que la factura mensual de gasto de agua sea menor. Asimismo, constituye un guiño para el medio ambiente al optimizar el consumo de agua.

Renovar tu cuarto de baño pasa por cambiar la grifería, optando por modelos más sostenibles y, que a la vez, ayuden con su diseño a convertir tu vivienda en un lugar acogedor para todos. Además, los accesorios de baño acabarán de modernizar tu cuarto de baño. ¡Echa un vistazo a los últimos diseños en grifos termostáticos y empieza a ahorrar agua!

More...